jueves, 29 de septiembre de 2011

PORDIOSEROS.....................

PORDIOSEROS (Narrativa Política)

de Raul Ludueña

Parece una procesión pero no lo es. Van en fila india, unos detrás de otros, pero no profesan ninguna religión, aunque si veneran a un amo que los guía desde las sombras.
Caminan lentamente por polvorientos caminos que conducen a ningún lado, se ven confundidos, exhaustos, entregados a su suerte. Marchan unos detrás de otro.
Por alguna razón cada uno de ellos lleva las riendas de los caballos en la mano y los viejos matungos arrastran penosamente viejos carretones de ruedas chirriantes. Semejan carros mortuorios pero sin pompas. Los carruajes van atestados de viejas ideas, se mezclan desánimos, mentiras, humillaciones, ideales en desuso y abandonados, y chatarra intelectual usada alguna vez por sus amos. Tal vez por eso caminan delante de los caballos, pareciera un acto de solidaridad dado el peso de tanta basura.
El cielo esta cargado de nubarrones que presagian mal tiempo. Lúgubres pajarracos negros enturbian el espacio, compañan el desfile sin fanfarria hasta la morada final: el desierto del olvido. Allí depositarán su osamenta política junto a las esperanzas frustradas de un regreso con gloria.
El amo los convenció de arriar las roídas banderas, los instó a rejuntarse, les arrebató las pocas convicciones a cambio de instantes de notoriedad. Los convenció que se terminaba un ciclo, soñaron con ser figura y terminaron siendo pordioseros del neoliberalismo de derecha, como a su amo le gusta.
Huérfanos de ideas se arrodillaron con obsecuencia ante el dueño del multimedio, su Señor. Son fieles perros guardianes de los poderes sombríos de la antipatria. Cipayos sin destino. Nada. Son nada.
Desde el diario, la televisión, la radio, les inventaron una realidad virtual de un país caótico con un gobierno en retirada. La miopía política hizo el resto.
Son la oposición. Larvas que sobrevivieron a los peores cataclismos de nuestra historia reciente: dictadura, default, escape en helicóptero del derrumbe neoliberal, rebaja de salarios y jubilaciones y las mil pesadillas a que nos sometieron y de las cuales hoy no se hacen cargo.
Deambulan buscando donde cobijarse. Son una manada en desbande. El precario entramado que los rejuntó implosionó ante el grito del pueblo. El pánico produjo grietas y cada uno busca salvarse como puede. Su mandante se quedó sin un delfín y comienza a ser asediado por las leyes. Está tan confundido como ellos.
Rugió la mayoría silenciosa, no estaba aletargada como suponían. Ciegos y sordos ante las necesidades de quienes menos tienen no alcanzaron a mensurar el abismo en el que caerían.
Rugirá el pueblo con más fuerza en las elecciones y los pequeños hombrecitos piarán ante las cámaras tratando de encontrar alguna explicación a tanto fracaso. Son capaces de todo, menos de reconocer los meritos de un gobierno que interpreta como ninguno las necesidades de su gente.
Seguirán por sinuosos caminos polvorientos que conducen a ningún lado. Van destierro político. El olvido, el desprecio por sus actitudes genuflexas ante los poderosos, la ineptitud y el resto de la chatarra intelectual que cargan en sus carromatos irá con ellos. Serán un mal recuerdo para una juventud que irrumpe a paso de triunfadores , feliz, de la mano de Cristina.
El pueblo hará tronar el escarmiento. La realidad es cruel con aquellos que no defienden las banderas populares. La pátria los está mirando…….

lunes, 26 de septiembre de 2011

SENSACIONES.......................

SENSACIONES..........
de Raul A. Ludueña

La frase causo siniestras sonrisas. No alcanzaron a distinguir la magnitud de lo que representaba y la fauna opositora hizo largas colas para mofarse frente a cuanta cámara o micrófono le acercaran generosamente. “No hay inseguridad, hay sensación de inseguridad”. Fue suficiente una minima fracción de tiempo la que demandó pronunciarla y por una eternidad se mantuvo en tapas de diarios, revistas, radios y comentarios de taxistas. Se festejaba a cuenta lo que suponían como el principio del fin.
Se la usó como muestra de inocencia por las repeticiones en cadena de algún hecho delictivo. “Los medios no tenemos la culpa”, “No tenemos influencia en los acontecimientos”, “La gente lo padece y nosotros lo relatamos”, “El gobierno pretende tapar la realidad”. Palabras cargadas de sorna, pronunciadas con aire victorioso por políticos fracasados de mil batallas, repetían por cadena Nacional los medios opositores.
Luego siguió la inflación, la corrupción, los cataclismos y hasta, “La gente me dice que los quiere matar”: cuento relatado por una desquiciada con estados de enajenación que la disociaron por completo de la realidad.
El multimedios siguió generando “sensaciones” y la patota opositora las siguió comprando.
Nadie del grupo “A” creyó en la miserable estrategia de quienes manejan a su antojo las noticias. La ignorancia y las promesas de desestabilizar al gobierno hicieron que siguieran ciegamente a quien les aseguraba un futuro para la vejez o tal vez llegar a presidir el país aunque más no sea en lo formal. Como las ratas de Hamelín siguieron a su flautista. Como un cazador torpe cayeron en su propia trampa.
Hoy se miran asombrados, inseguros, se quedaron sin discurso. Nada de lo prometido y deseado se cumplió. No hubo saqueos, ni nocaut, ni abandono. Tampoco hordas de hambrientos queriendo tomar la Casa Rosada, ni multitudes pidiendo la cabeza de Cristina, ni nada de nada. Nada.
No se terminó ningún ciclo, ni la gente quiso ni quiere, ningún cambio. Por el contrario, es el comienzo de más inclusión, más oportunidades, mejor calidad de vida de los que menos tienen. Más, vamos por más y más. Vamos por todo.
El pueblo se expresó de manera contundente en las urnas, cobrándoles la falta de patriotismo, el odio visceral hacia los sectores populares, la ineptitud, la mansedumbre frente a los poderosos que atentan contra las mayorías.
Fue una sensación de triunfo, generada por quienes pretenden manejar los humores sociales, lo que sintieron. Sólo eso, una sensación, que negaron maliciosamente cuando alguien les gritó en la cara que esas cosas son moneda corriente para los dueños de las palabras.
Hoy no hay luces, ni micrófonos, ni cámaras, ni radio, ni nada. Ya nada les queda a no ser el desánimo y la ansiedad por saber cuan profundo es el abismo que los espera. Algunos estrenarán el olvido, otros la vergüenza, y tal vez alguno de ellos aprenda la lección: Las sensaciones existen y así como les fabricaron la de la inseguridad, también le fabricaron la de triunfo. Octubre los unirá en los lamentos. El pueblo hará tronar el escarmiento………

viernes, 9 de septiembre de 2011

COPROFAGOS..........



Coprófagos, eso son. Tal vez se los empariente con esa clase de animales que se alimentan exclusivamente de excrementos. Cuando esta práctica es realizada por humanos se llama parafilia, se podría decir que estos funestos muertos vivos, los opositores, son parafílicos. No estoy seguro, tal vez sea un neologismo lo mío. De todos modos me gusta el término y lo usaré.
Lo cierto es que estos días se reproducen como las moscas personajes que se revuelcan en las heces de oscuros y execrables seres que fueron lapidados sin piedad por los siniestros: es decir, ellos. Buscan en la inmundicia tratando de rescatar algunos votos. Perdieron la poca dignidad alimentándose de los desechos que producen los Schoklender.
No importa cuan inmunda sea la disposición, para los parafílicos cualquier excremento es bueno, en esa mierda encuentran su razón de ser.
Deambulan entre los desperdicios de la política, se revuelcan de manera obscena formando un enjambre fétido. Pretenden dar vuelta la voluntad de un pueblo que los despreció de manera contundente. Los productores de tanta escoria los invitan a sus programas y estos muestran las miserias humanas mas indignas: el odio, el rencor, el fracaso y su rostro mas miserable: la mentira vomitada por fauces nauseabundas y babeantes que defienden intereses ajenos a las mayorías.
Hoy agitan las mugrosas declaraciones de un asesino de sus padres, un psicópata, un tétrico individuo que pretende ocultar una estafa detrás de un protagonismo ofensivo para la inteligencia humana, se victimiza y acusa sin pudor desde una Ferrari.
Paseará por canales, revistas, radios y periódicos. Esos que hacen de la basura su modo de vida. Será entrevistado como una estrella. Hasta ayer era el elegido que intentaron asociar al gobierno para demostrar la llamada corrupción k. Hoy es el héroe que la denuncia. Asco es poco, tristeza por nuestro país es lo que producen.
Tienen matronas de barrio que replican sin pensar palabras cargadas de mugre, gorilas de todas las especies se excitan y muestran amarillentos colmillos creyendo haber encontrado algo que les permita festejar. Cipayos hacen cuentas intentando superar mínimos porcentajes cosechados en elecciones limpias en las que no tuvieron protagonismo, la desesperación los invade.
Intentaron instalar el fraude, los obligaron a rejuntarse contranatura, algunos imitadores sin carácter lo hicieron. Fingieron alianzas, internas vergonzantes, papelones, declaraciones amenazantes. Buscaron y buscan instalar el miedo, pretenden asaltar el poder a cualquier precio.
Nosotros, el pueblo, miramos azorados tanto despliegue ocasionado por la voracidad de estiércol de estos coprófagos o parafílicos. Están desahuciados y entre los desperdicios buscan su alimento. Seguirán engullendo mierda, ese es el destino de quienes carecen de moral y propuestas para un pueblo que creció.
Las moscas son millones y de la bosta se alimentan. Los opositores disputan con ellas el mismo manjar. Las moscas tienen mejor destino………….

SIEMPRE ESTARAS EN NUESTRO CORAZÓN , COMPAÑERO........

SIEMPRE ESTARAS EN NUESTRO CORAZÓN , COMPAÑERO........
GRACIAS POR LO QUE NOS DISTE, SOS UN EJEMPLO A SEGUIR.......