viernes, 9 de diciembre de 2011

ANSIEDAD.............

ANSIEDAD...................
de Raul A. Ludueña

Ansiedades. Básicas. Elementales, de manual. Tipificadas. Las que sufren todos los mortales en distintos momentos de la vida.
Ansiedad paranoica, esa que nos llena de miedos. Esa que hace que veamos enemigos listos para una ofensiva, un combate, una agresión que nos destruya. Esa que nos pone en alerta por posibles ataques, inesperados, fantaseados.
Esa que padecen periodistas de renombre, no buenos, no independientes, de renombre solamente. Los que sirven al Gran Diario Argentino, los tarifados, los temerosos, los que acatan que decir o que callar. Los que ven fantasmas temerarios donde tan solo hay mayorías excluidas que se corporizaron gracias a un proceso de inclusión.
Escribe un ducho en el cómo decir. “El gobierno soy yo” interpretando lo que la presidenta estaría diciendo, de acuerdo a las designaciones ministeriales. Intenta que parezca autoritaria.
Si, el gobierno es ella, así queremos que sea, para eso la votamos. Así concebimos al gobierno; con la autoridad que le otorga el alud de votos recibidos, por más que ese escribidor pretenda ensalzar a ministros anteriores en desmedro de los que asumieron.
Según el escribiente de marras, Rafael Bielsa, Roberto Lavagna y Alberto Fernandez eran de un “talla” que les daba autonomía, razón por la cual tuvieron que emigrar.
Sin ánimo de comparar, tanto unos como otros acataban y acatan las decisiones del ejecutivo, como corresponde a quienes participan en un proyecto colectivo. Pretende autonomía; raro reclamo de un “servidor” rentado y obsecuente. ¿La tendrá el frente al CEO del multimedios que le paga el salario? Dudo.
Está la otra, la ansiedad depresiva. Esa que genera el miedo a la pérdida. Perdida del poder que otorgan los dueños de los capitales, de la tierra, de la palabra, de la historia. Poder que los cobijó a cambio de obsecuencia y colaboración en turbios negociados. Los aterra el poder del pueblo en el Congreso para sacar leyes en desmedro de los capitales especulativos, para repartir la renta de manera mas justa, para democratizar la palabra, para achicar los monopolios, para recuperar la plata de los jubilados en manos de la usura, eso es lo que temen.
Ya lo dijo Prat Gay: “Con estos retoques no cambia nada”. Evidente, Prat, nada cambiará .Sólo sintonía fina y profundización del modelo. Ese modelo que nos muestra como ejemplo entre las Naciones que se desbarrancan al ritmo que el neoliberalismo le imprime a las economías de manera asfixiante.
Temen perder privilegios a cambio de justicia social, perder gerentes en empresas que se manejan impunemente a manos de gerentes puestos por el Estado, como marca la ley. Miedo a no poder asesorar más a dueños de capitales fantasmas en los paraísos fiscales. Esos son los miedos, no otros. Miedo a un gobierno que llegó a la Casa Rosada y mantiene las convicciones, adentro, sin dejarlas en la puerta.
Está la otra ansiedad, la confusional. La que, según Pichón Riviere, aparece cuando las dos primeras se alternan vertiginosamente. Ahí comienzan los conflictos de los opositores; se sienten confundidos, alterados. No diferencian lo bueno de lo malo. Se les confunden las ideas, contrapuestas a las que expresaron de manera inapelable las mayorías. Sufren el miedo al ataque, a la pérdida. Piden libertad de expresión, diciendo lo que les viene en gana. Piden por las libertades individuales, haciendo lo que se les ocurra. El pueblo se expreso y ellos tiemblan con una sensación de pánico.
Disociar, disociar, disociar claman las psiquis alteradas. Este gobierno es malo, es una dictadura, los hombres libres debemos unirnos en defensa de nuestros derechos antes que sea tarde.
Atacan la libertad de expresión, a la iglesia, al campo. Son chavistas, Montoneros. ¿Nadie reacciona? ¿Qué esperan? ¿Dónde están los militares?
Ansiedades. Básicas. Elementales, de manual. Tipificadas. Las que sufren  todos los mortales en distintos momentos de la vida.
En estos casos es bueno tener un psicoanalista a mano…………



No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIEMPRE ESTARAS EN NUESTRO CORAZÓN , COMPAÑERO........

SIEMPRE ESTARAS EN NUESTRO CORAZÓN , COMPAÑERO........
GRACIAS POR LO QUE NOS DISTE, SOS UN EJEMPLO A SEGUIR.......